sábado, 5 de marzo de 2011

Sobre la famosa X a favor de la iglesia en la declaración de la renta.

Cuantas veces hemos visto en la televisión esos anuncios de la  Conferencia Episcopal Española donde  aparecen una serie de personas muy buenas ayudando a los más necesitados, esas personas que se hacen llamar a si mismas "Iglesia Católica". Una campaña publicitaria, en la que cada año se invierte una fortuna, ya sea en anuncios de prensa, televisión, radio, internet, carteles, etc... con el único fin de recaudar más. En estas campañas te piden que marques la X  favor de la Iglesia, con la cuál ayudarás a su labor social. Pero, ¿A donde va todo el dinero recaudado?

A falta de la cifra actualizada de este pasado año, podemos afirmar que 6,348,000,000 € es la cifra que la Iglesia Católica se ha llevado en España en el año 2009, de los cuales aproximadamente 250 fueron recaudados a través de la X en el IRPF. La Conferencia Episcopal Española recibe ventajas fiscales y enormes beneficios de las distintas administraciones del Estado, que contrastan con la ausencia de ayudas al resto de religiones y creencias. Beneficios que, según su portavoz, de cuyo nombre no quiero acordarme, se destinan a la conservación de su patrimonio, a la educación (colegios concertados y salarios de profesorado de religión en colegios públicos y todos los de los concertados) y a la sanidad, concretamente al cuidado de ancianos y discapacitados, orfanatos y hospitales concertados, ambulatorios y dispensorios. Remarco que estos datos son proporcionados por la CEE.

Lo que en realidad sucede si marcas la X de la iglesia es muy distinto, ya que el dinero recaudado a través de esa casilla es para el sostenimiento del clero y sus ministros. Y con la otra casilla, la de fines sociales,  se financian ONGs, muchas de ellas de símbolo católico. Un dato llamativo es la cifra que se gastaron en la campaña contra el aborto en el año 2009, unos 250 millones de euros, financiada con dinero público, con tus impuestos.

Pero lo más sorprendente de todo, es que esa financiación a través del IRPF no es opcional, lo vas a hacer marques una equis, las dos o ninguna. Explico, si pones la X a favor de la Iglesia en la declaración de la renta, a lo que pagas se le hace un descuento que va a la Iglesia (si marcas esa casilla) o a ONGs, la mayoría católicas (si marcas la casilla de fines sociales). Vamos a poner un ejemplo, si dos personas pagan 100 € a Hacienda y una pone la X y la otra no, la que no ha puesto nada paga 100 € al Estado y la que si la ha puesto paga 99'30 € al Estado y 0'70€ a la Iglesia Católica, es decir, quien no pone la X paga mas al Estado que quien si. La solución sería que si hay gente que quiere darle dinero a la Iglesia que marque la X y que en vez de pagar 100 €, pague 100'70, 100 al Estado y 0'70 a la Iglesia por voluntad propia. En el siguiente vídeo, Cayo Lara, explica muy bien lo que acabo de decir.




Visto así, parece poco pero son millones de declaraciones, y la Conferencia Episcopal Española en el último ejercicio fiscal se llevó, como ya hemos dicho antes, más de 250 millones de euros. Además de esto, la Iglesia católica recibe del Estado más de 6.000 millones de euros cada año, cuando hace creer que sólo recibe 150. Así que no se de donde se sacan esas teorías de que la Iglesia le ahorra dinero al Estado, pura demagogia. Por poner un ejemplo, no ahorran en educación sino todo lo contrario, ya que los colegios concertados no son baratos y a ellos asisten hijos de gente con un poder adquisitivo considerable, a los cuales el Estado, es decir, todos nosotros, les pagamos la mitad de los estudios.
 
Vamos a centrarnos un poco más a fondo en la otra casilla, la de fines sociales. Visto esto, puede parecer que lo correcto es marcar la X en esa casilla. Pues sorprendentemente, la causa y origen de la existencia de esta, no es otra que servir de gran coartada para introducir y tratar de perpetuar la casilla de la Iglesia católica en el IRPF. Una cuantiosa parte (aproximadamente un 40%) de la asignación para “fines sociales” se entrega a organizaciones y fundaciones católicas, muchas de las cuales, aparte del fin social que puedan desarrollar, lo utilizan básicamente como vehículo de proselitismo y propaganda confesional católica. En ocasiones, para tratar de deslegitimar leyes aprobadas por el Parlamento. De ahí que la jerarquía católica anime a señalar las dos casillas, ¡ya que saca beneficio de ambas! Debido a esto que acabo de explicar, la CEE recomienda marcar las dos casillas, que no son excluyentes, llegando a ser un 1'4% lo que dejaría de llevarse el Estado si esto se hace.

También cabe destacar que en la casilla de fines sociales no podemos elegir a que ONG queremos dar parte de lo que pagamos a hacienda con la X, por lo tanto, no hay elección y la iglesia acabará llevándose, pase lo que pase, la cuota íntegra de la casilla con su mismo nombre y el 40% aproximado de la casilla de fines sociales, recibiendo financiación por ambos lados.

Es cierto, España es un país mayoritariamente católico, seguramente debido a las secuelas que dejó el franquismo (de lo cual trataré de hablar en una posterior entrada). No obstante, esta mayoría se ve muy mermada en la práctica. Según el último barómetro del CIS, solo un 9'62% de la población española se declara católica practicante y solo un 1'4% va asiduamente a misa, cifras que resultan contradictorias con las  grandes sumas expuestas anteriormente.


En fin, que la Iglesia siempre sale beneficiada, y que en el contexto de crisis que está sufriendo este país, lo más sensato por parte de las autoridades públicas, sería hacer algo con este tema, que después de más de 35 años de democracia, ya va siendo hora de zanjar, hacia una separación real entre iglesia y Estado, hacia una laicidad real de acuerdo con un Estado Social y de Derecho.

6 comentarios:

  1. Los pactos del Estado con la Iglesia deberían de ser los mismos que se hacen con cualquier ONG, y que ese dinero no sirva para darlo a gordos obispos y secuaces varios.¿que podemos hacer?
    La iglesia católica va en declive y le gusta lamer el culo a los que gobiernen, y el actual ha consentido en demasiá a esta gentuza.No hay laicidad en un estado que se declara no confesional.
    ¡Que envidia me dan los franceses!
    Salud¡

    ResponderEliminar
  2. La república francesa es laica, independientemente de que gobiernen los conservadores o los progresistas. Sin embargo, la derecha española es rancia y muy católica. Si juntamos esto, con que el Concordato de 1953 sigue vigente, y que no hay manera de derogarlo ¡vamos apañados! Pero bueno, seguro que hay alguna solución, el tiempo nos lo dirá.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. No puedo hablar de otros temas, pero en lo referido a la educación, el estado subvenciona a los colegios privados con el mismo dinero que reciben los públicos.

    Si los públicos nos apañamos sin recibir nada más, ¿por qué unas empresas privadas reciben ese dinero, el que pagan los padres y, aún encima (de ser cierto, que no el es), el que reciben del estado vía declaración de la renta?

    Y en cuanto a los sueldos de los profesores de religión de los centros públicos y concertados, esos también los paga el estado directamente.

    De forma que lo de la X de la declaración, como tú mismo afirmas, debe ir a parar a otra parte.

    No me acuerdo ahora de qué manadmiento decía algo de no mentir. Pero por lo que se ve, sus santidades tampoco se acuerdan.

    ResponderEliminar
  4. Y no robaras, no mataras...
    Pero los mandamientos son solo para el pueblo llano, para las ovejitas descarriadas; la iglesia puede saltarse los mandamientos que ella misma proclama por que como dijo maquiavello "El fin justifica los medios".
    Que una mujer aborte por causas X es asesinato pero quemar "brujas" en la hoguera o someter a personas inocentes a impensables vejaciones y abusos es aplicar la "justicia divina".

    ResponderEliminar
  5. Bien explicado. ¡Adelante con el blog!

    ResponderEliminar